Jerónimo El Bosco, Visiones de un genio.

Gulzigheid en lust_Glutony_New Haven, Yale University Art Gallery_LRLa exposición “Jerónimo El Bosco, Visiones de un genio”, la mayor en Holanda del gran exponente de la pintura flamenca, abrió sus puertas el 13 de febrero al público en el Noordbrabants Museum, en Den Bosch, la ciudad natal del artista. La exposición se puede ver hasta el 8 de mayo.

El museo expone un total de 70 objetos de arte medieval de los siglos XV y XVI, que incluyen 20 pinturas y 19 dibujos, además de piezas de discípulos del artista y objetos cotidianos, entre las que no se encuentra el “Jardín de las delicias” debido a la estricta política de préstamo del Museo del Prado de Madrid, que organizará la exposición El Bosco. La exposición del Centenario, del 31 de mayo al 11 de septiembre de 2016.

Sí figuran en la colección obras tan representativas como “El carro de Heno”, del Prado, “La barca de los locos”, del Louvre, o “El tríptico de los eremitas”, de la Galería de la Academia de Venecia.

Este conjunto de obras se muestra por primera vez en una sola exposición en Holanda.

El director del Noordbrabants Museum, Charles de Mooij, explicó que la muestra recoge “el particular lenguaje del maestro” formado por “detalles ya existentes en su época como pueden ser los monstruos, ciudades, paisajes, temas religiosos, pero con un componente totalmente novedoso que conforman su nuevo lenguaje imaginario con la creación de figuras imaginativas y únicas”.

“A pesar del uso de imágenes tradicionales, la pintura de Jerónimo El Bosco es totalmente original, una nueva y única manera de expresarse”, resaltó.

Un mundo personal y único que da lugar al nombre de la exposición “Visiones de un genio”, porque su pintura es “algo extraordinario en su tiempo que nadie había hecho antes, y algo extraordinario hoy” que da forma a “un imaginario visionario, propio de un genio”, añadió el experto.

En general, la obra de El Bosco une elementos y objetos de la vida cotidiana en un contexto y significado religioso, porque “aunque parece que hable de la vida cotidiana, el mensaje era estrictamente religioso, cargado de una fuerte moral y responsabilidad católica”, especificó de Mooij.

Las pinturas de El Bosco reflejan los miedos de la Edad Media, pero al mismo tiempo transmiten el cambio de las viejas estructuras que muchos individuos anhelaban en esos momentos de reforma Calvinista.

A su vez, reflejan las teorías humanistas de la época en las que el hombre se presenta como el responsable de sus decisiones, incluso de las relacionadas con la religión.

Sin dejar de lado las experiencias personales del artista, como los cinco grandes fuegos que arrasaron con gran parte de su ciudad natal, así como las numerosas enfermedades.

Una imaginación particular del artista, que vemos reflejada en su pintura y que “es la unión de los peligros reales de la época y los cambios sociales del momento”, explicó el comisario.

No obstante, siguen existiendo muchas incógnitas alrededor de la vida y obra del pintor medieval, porque “los archivos de la época reflejan con mucha claridad los aspectos financieros, sin embargo, dan muy poca información sobre otros asuntos”, apuntó de Mooij.

“Tenemos información de sus propiedades y de las de la familia de su mujer, Aleid van de Meervenne”, perteneciente a una familia pudiente y distinguida, “sabemos donde vivió con ella y donde estaba ubicado su taller, así como otros datos que nos ofrecen los documentos de la Hermandad a la que pertenecía”.

Sin embargo, “desconocemos el día exacto de su nacimiento, o las razones de su muerte, aunque sí tenemos todos los datos de su entierro”, añadió.

Otro aspecto curioso, dijo, es que “no tenemos ninguna obra en su ciudad natal”, y que “no hemos encontrado ningún retrato que podamos afirmar con rotundidad que es él”, así que “no sabemos cómo era”.

Toda la información recogida en relación a la vida y obra de El Bosco saldrá publicada con motivo de la exposición, o bien a través del catálogo razonado de dos volúmenes o la publicación con los resultados de las investigaciones llevadas a cabo durante seis años por el Proyecto internacional de Investigación y Conservación.

Expertos de ese proyecto expresaron el primero de febrero que tres cuadros conservados en el Museo del Prado no son de El Bosco, y anunciaron el hallazgo de una nueva obra del pintor que ha estado durante décadas en el almacén de un museo de Kansas (EEUU), una versión de “Las tentaciones de San Antonio”.

El Prado mantiene la autoría de El Bosco de “La Mesa de los pecados capitales” y “Las tentaciones de San Antonio”, aunque nada dice sobre “La extracción de la piedra de la locura”, la tercera obra “desatribuida” por la investigación internacional.

La mejor forma de llegar a Den Bosch es volar a la ciudad de Ámsterdam, Eindhoven o Rotterdam y de ahí ir en tren. Conviene adquirir las entradas de antemano on line en la web del museo, ya que se preve gran afluencia de público y, además, va por bloques de horario de entrada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Login with:
Powered by Sociable!